VANA FIDELIDAD

Cómo arde mi piel
aún cuando es sólo al tacto mío
es que van tres estaciones
que ni sólo una caricia
de hombre ha recibido.

Se yerguen turgentes
mis senos cual un grito,
si resbala una prenda
por mi hambrienta superficie
toda yo soy un gemido.

Mis cuerdas se han afinado
a fuerza de desespero
quiero entregar mis instintos,
mis montañas y mis lagos
a quien no sabe de olvidos.

Si el desamor no ha matado
los goces de mis caminos
aún no entiendo porqué, necia,
entre almohadas y suspiros
sigo fiel al que me ha herido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s